martes, 18 de enero de 2011

LAS CASAS DEL SIGLO DE ORO (3) POCA LUZ Y MUCHO FRÍO


Las casas del XVII eran, por lo general, oscuras, pues se intentaba colocar ventanas pequeñas por dos motivos: lo caro del cristal y el frío que entraba por ellas (incluso en inviernos los cristales se tapaban con fieltros o papeles encerados, para impedir la entrada de frío)


Por ello, deberíais imaginaros las casas oscuras, con velas y candiles de todo tipo

Pese a todo el frío debía ser terrible pues éste era uno de los escasos sistemas de calefacción: el brasero en el que quemaba carbón o, muy a menudo, huesos de aceitunas.

Para luchar contra este frío se entelaban las paredes, se ponían grandes alfombras o se usaban los famosos doseles para guardar el calor en la cama.

Se utilizaba, además, mucho la cocina, en donde el fuego para cocinar servía de calefacción y por ello es fácil encontrar bancos corridos o sillas al lado del hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada