sábado, 4 de marzo de 2017

DONA LEÓN. El comisario Brunetti y las almas de Venecia


Donna Leon creó con su comisario Brunetti un hombre acaso algo gris, sin la ironia de Carvalho, Jarito o Montalbano, pero perfecto en su cotidianeidad para enfrentarse con la belleza caduca y la seduccion veneciana, la otra gran protagonista de la serie
Junto a ellos, su mujer Paola, profesora desesperanzada de universidad, su padre, el conde que guarda los secretos más insospechadas de la ciudad, Vitelli, su eterno ayudante poco a poco ascendido, o la fascinante Electtra forman el cañamazo estructural sobre el que montar los casos 
Estos son, en último término, lo más valioso de su obra, una simple anécdota para pasar revista a numerosos temas, muchas veces sombríos, como la trata de blancas, el oscuro origen africano de los diamantes, teñidos de sangre y opresión, las deudas nunca terminadas de pagar de la guerra mundial, la falsificación y el comercio ilegal de obras de arte, los peligros de la globalización, la sempiterna mafia, los problemas medioambientales, el turismo que ahoga Venecia con su ramplonería...
Resulta especialmente interesante la forma de plantear estas cuestiones, viéndolas desde varios puntos de vista (el de cada uno de los personajes) que no se limitan a pontificar sobre ellos sino que los llenan de humanidad y cotidianeidad.

En este post iremos añadiendo poco a poco más obras suyas




Aqcua alta
Quizás en donde la ciudad es especial protagonista con sus inundaciones anuales. Bajo estas aguas, un oscuro asunto pone en la palestra el mundo comercial del arte, el funcionamiento de los grandes museos y sus macroexposiones, las falsificaciones y su mercado



Malas artes
La segunda guerra Mundial y el fascismo es un tema olvidado pero no superado y sus largos tentáculos reaparecen en Venecia tras la muerte de una joven estudiante.
En torno suyo se entremezclan negocios tan lucrativos como poco éticos y se crean dinastías de abogados y notarios que se siguen dominando la actualidad cotidiana, sin haber jamás hecho acto de contricción ninguna.
Quizás la más cercana a los españoles que, todavía menos que os italianos, nunca nos hemos planteado realmente hacer una verdadera revisión histórica.




Piedras ensangrentadas
El asesinato de un mantero senegalés sirve como punto de referencia para meditar sobre el racismo (¿hasta qué  punto somos racistas?, ¿es el color o el nivel económico y social? ¿en una sociedad como  la actual se puede eliminar todo racismo de nuestra mente? ¿somos no racistas o nos limitamos a no ver a las razas a las que tenemos ?), el subdesarrollo (una reflexión  sobre África y Europa, desarrollo y pobreza, una gran fosa que cada vez se ahonda mas y se convierte en emigración, ¿quién genera la pobreza?

                                                  







No hay comentarios:

Publicar un comentario