sábado, 11 de noviembre de 2017

RAVENNA El Libro del sábado. GALA PLACIDIA, REINA DE LOS BÁRBAROS


El imperio se desmorona, ya sabes... y entre los cristianos que acaban con las bases religiosas del Imperio, y los ataques que vienen recibiendo en las fronteras, esto durará poco.

Esta Roma enferma, y tan maltrecha como un cuerpo vencido por los humores. No es la sombra de lo que fue. La decadencia invade sus calles como el borracho la taberna. A lo mejor es bueno que los visigodos acaben lo que el propio Imperio ha comenzado. Quizás podría renacer una nueva Roma más acorde con lo que pide Cristo (... ) Ya no llegaba el producto a los mercados, hacía tiempo que las carretas de verduras y cereales no circulaban y los agricultores, que pudieron moverse al principio con un puñado de grano en el bolsillo o unos huevos en la bolsa, fueron retenidos en las afueras y no pudieron entrar en Roma. Poco después, dentro de la ciudad no era posible criar gallinas, porque no había nada que darles de comer, ni había en los corrales otro animal que cubriera la despensa de una pizca de carne. Ni siquiera el pescado más sucio del río llegaba a las mesas de los ricos. El hambre comenzó a enloquecer a los habitantes de la ciudad.

Tres historias  entrecruzadas en torno a la figura de Gala Placidia.

La primera la de una familia imperial cada vez mas débil que ha roto la unidad del imperio desde los tiempos de su padre Teodosio, cuyos hijos, Arcadio  y Honorio,  controlan ambas partes con desigual fortuna.
Honorio en la occidental bajo el dominio de su valido Olimpio y Arcadio y sus sucesores en el oriental. Mientras Constantinopla sigue  su tradicion comercial y mantiene las señas de identidad clásicas, la parte occidental  se despeña hacia su destrucción  tanto interna (por las constante intrigas) como externas (por los visigodos  de Alarico.
Éste es el segundo pie del relato, el caudillo visigodo, antes fuerza aliada en la defensa del Imperio que ya deambula por la península italiana a su antojo, amenazando Roma hasta terminar por tomarla para cobrarse las deudas contraídas y nunca saldadas por el Imperio.
El tercer elemento en conflicto es la iglesia (personificada en el papa y los de los monjes que representan dos de las grandes herejías del momento) que mantiene sus contactos con el Imperio a la vez que conspira para la entronización de los bárbaros que limpien el ambiente de inevitable decadencia.



                                                      
En una segunda parte (lamentablemente más breve), la historia se desplaza hacia Barcelona, cuando Gala Placidia case con el sucesor de Alarico, Ataulfo, y regrese más tarde tras su asesinato por Sigerico, casando con un general para seguir manteniendo su poder de maniobra en la corte
Barcino

La novela retrata, a veces excesivamente, un mundo brutal en donde la vida humana apenas si tiene valor; un mundo que ha perdido sus antiguos referentes culturales que la iglesia intenta rellenar aun con escaso éxito, pues en realidad, más que el cristianismo son las formas culturales bárbaras las que han tomado el testigo de los modos clásicos .
La progresiva introducción de tropas barbaras en los Ejércitos imperiales van introduciendo nuevas formas de relación personal como la devotio, la jefatura, el culto al líder, la venganza como forma de justicia... que el cristianismo apenas si puede disfrazar y tardará siglo (ya en plena Edad Media) de reconducir, cristianizando una ideología feudal que tiene aquí sus orígenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario